¡Hola manitas!

El invierno está al caer y a los que nos gusta estar por casa sin zapatos, nos viene muy bien tener alfombras por todos lados.

Buscando ideas para comenzar a tejer mis alfombritas, he visto esta técnica que no conocía y que tan interesante me ha parecido. Os la presento a continuación:

Alfombra de trapillo

Como se puede ver en la fotografía, consiste en ir haciendo puntos bajos rodeando una hebra de trapillo (si os fijáis, en las imágenes 5, 6 y 7 se muestra como hacerlo).

Es una tarea que no entraña mucha dificultad ya que se trata de hacer uno de los puntos más básicos en crochet. Lo único que hemos de saber es cómo comenzar, y es haciendo un nudo al principio de la hebra de trapillo dejando un hueco en el centro para que podamos tejer nuestros puntos bajos. Según las indicaciones, comenzaríamos la alfombra con 9 puntos bajos.

Cómo en cualquier proyecto creativo que comencemos, la clave estará en planificar previamente aquello que queremos conseguir. De este forma, diseñaremos nuestra alfombra dándole la dimensión, la forma y el color que queramos. Así decidiremos, por ejemplo, los colores tanto de lana como de trapillo que utilizaremos, su orden y combinación. Esta parte de la actividad es taaaan divertida :).

Espero que lo paséis pipa con esta actividad. ¡Disfruta creando!

Para ver la fuente de la imagen pincha aquí.

Alfombra hecha a mano
Tagged on:         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *