Me encanta este marcapáginas personalizado porque se trata de una manualidad muy fácil de hacer, además de un regalo muy práctico y original. ¡Sólo hace falta que a los afortunados papás les guste leer!.

Los materiales que necesitas son: una cinta de lazo (ancha y de tela resistente), una foto de tamaño carné, hilo y aguja.

Ten en cuenta que el marcapáginas, para que cumpla su funcionalidad, debe sobresalir del libro. Por ello, debes comprar una cinta de lazo que tenga unos 2 o 3 centímetros de largo más que el doble de lo que mida el libro.

Una vez elegido el lazo, corta sus puntas en forma de V para evitar que se desilache y cose la foto de carné a unos 5 centímetros de la punta. ¡Ya está! Sólo te queda verle la cara de ilusión al pequeño y recoger la baba que se le caerá a los padres.

Seguro que disfrutan mucho más del placer de la lectura al tener la foto de su pequeñín en el marcapáginas :).




Para ver la fuente original, pinche aquí.
Marcapáginas personalizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *